Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Subcomisión Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Jurisprudencia

Jurisprudencia

Organo Judicial: Tribunal Constitucional
Tipo de disposición: Sentencia
Resumen: STC 196/2006, de 3 de julio. DERECHOS FUNDAMENTALES Y LIBERTADES PÚBLICAS (DERECHO A LA INTEGRIDAD FÍSICA Y MORAL. DERECHO A LA INTIMIDAD E INVIOLABILIDAD. OTROS). INFRACCIONES Y SANCIONES (PRINCIPIO DE LEGALIDAD). Se otorga el amparo. Se anula la sanción disciplinaria impuesta por la negativa del recurrente a facilitar una muestra de orina destinada a ser analizada con el fin de comprobar si consumía sustancias tóxicas. La analítica había sido acordada por el JVP a instancias del propio recurrente. El hecho de que se exigiera al interno que se desnudara integralmente antes de suministrar la muestra de orina no supone una vulneración del derecho a no sufrir tratos inhumanos o degradantes ya que el desnudo integral tenía por objeto comprobar que no llevaba consigo nada que pudiera alterar el resultado del análisis de orina y, además, se proporcionó al recluso una bata o albornoz. Sin embargo, si existió vulneración del derecho a la intimidad por cuanto, aunque es cierto que la toma de orina se acordó como consecuencia de una petición del propio recurrente a fin de acreditar que no consumía sustancias tóxicas o, lo que es lo mismo, con su consentimiento, no es menos cierto que pertenece a su ámbito de libertad revocar en cualquier momento ese consentimiento inicial, como así hizo, aduciendo que, dadas las características del lugar donde se iba a proceder a proporcionar la muestra de orina, podía ser visto por terceras personas. Precisamente por estar en juego dicho derecho fundamental a la intimidad, existió vulneración del principio de legalidad sancionadora del art. 25.1 CE, ya que, tratándose de una diligencia probatoria de parte, es claro que podía el peticionario desistir de la práctica de la analítica, lo cual pudiera surtir el efecto procesal de que el JVP no tuviese por probada la alegación relativa a haber superado el consumo de sustancias tóxicas, pero sin que de ello pueda derivarse la consecuencia añadida de la imposición de una sanción.
Número: 196/2006
Fecha: 03-07-2006
Documento PDF: PDF 325 KB

Volver al listado

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona