Skip navigation.

M.I. Colegio de Abogados de PamplonaM.I. Colegio de Abogados de Pamplona
M.I. Ilustre colegio de abogados de pamplona
Derecho penitenciario
Subcomisión Bibliografía Centros penitenciarios Enlaces
La WebPresentaciónNormativaJurisprudenciaOrganismos internacionalesDoctrinaEncuentrosNoticias
Derecho Penitenciario > Jurisprudencia

Jurisprudencia

Organo Judicial: Tribunal Supremo
Tipo de disposición: Sentencia
Resumen: STS 28/02/2006. BENEFICIOS PENITENCIARIOS Y RECOMPENSAS (REDENCIÓN ORDINARIA. REDENCIÓN EXTRAORDINARIA). La sentencia introduce la denominada “DOCTRINA PAROT” sobre aplicación de redenciones u otros beneficios penitenciarios en los supuestos de acumulación jurídica de penas operada por aplicación del art. 70 CP 1973. Según el Tribunal Supremo cuando el art. 70 CP 1973 establece unos máximos de cumplimiento del triplo de la pena mayor o, en todo caso, de treinta años, dichos límites máximos de cumplimiento no se convierten en una nueva pena distinta de las sucesivamente impuestas al reo sino que, simplemente, tales límites representan el máximo de cumplimiento del penado en un centro penitenciario. Por tanto, las penas individualmente impuestas al penado se irán cumpliendo sucesivamente, según el orden de gravedad – comenzando por la pena más grave – hasta llegar a los límites máximos de cumplimiento que diseña el sistema (triplo de la mayor o treinta años). En consecuencia, las distintas penas que se impusieron – y que fueron objeto de una acumulación jurídica - se cumplirán con los avatares que les correspondan hasta llegar al máximo de cumplimiento. Por lo que se refiere a la aplicación de la redención de penas por el trabajo, el Tribunal Supremo introduce un ejemplo clarificador: un condenado a 3 penas, 1 de 30, otra de 15 y otra de 10 años. La regla 2ª del art. 70 CP 1973 determina que el tope de cumplimiento efectivo es el triplo de la más grave o el máximum de treinta años. En el ejemplo, estaríamos ante un máximo de 30 años de cumplimiento efectivo. El cumplimiento sucesivo de las penas comienza con la primera, que es la pena más grave (la de 30 años). Si hubiera redimido - por los conceptos que sean - 10 años, tendría cumplida la pena a los 20 años de estancia en prisión, declarándosele extinguida. A continuación, pasaría a cumplir la siguiente pena por el orden de su respectiva gravedad (esto es, la de 15 años). Si de ésta redime 5 años, la tendría cumplida en 10 años. 20+10=30. Ya no podría cumplir más penas, dejando de extinguir las que procedan, como literalmente dice el CP 1973, desde que las ya impuestas cubrieren el máximum de tiempo predicho, que no podrá exceder de treinta años.
Número:
Fecha: 28-02-2006
Documento PDF: PDF 137 KB

Volver al listado

© M. I. Colegio de Abogados de Pamplona - Iruñeko Abokatuen Elkargo T. Arg. - Avenida del Ejército, 2 - Planta 10ª, 31002 Pamplona